Sitio personal de Laura Calvo
 

Mayo de 2013

Conozca POETANGO
ADULTOS

Tres textos de Pablo María Sáenz

(de su libro "Desentierros")

 SIEMPRE IGUAL

 

Hace calor. En este pueblo siempre hace calor, piensa Borja. Y como cada mañana Borja Jiménez se presenta en el Ayuntamiento, a la misma hora. Él está ahí, con su bolsa de palas al hombro. Recoge las instrucciones del día y camina hasta el lugar indicado. Ya sabe las medidas de cada hoyo. Borja cava agujeros. Agujeros cuadrados, circulares, rectangulares. Siempre en ese orden. Siempre en lugares distintos. Así fue dispuesto. Penetra la tierra a golpe de pala. Pala de punta y pala chata. Borja siembra la tierra con su sudor. ¿Por qué no serán todos iguales?, piensa. Pero no le pagan por pensar sino por vaciar el suelo de tierra. De noche, alguien los cubre, los llena. Él lo sabe. Aunque eso, ya no es cosa suya.

Hoy toca cavar frente a la Iglesia. Es un terreno pelado. Vacío. Hoy también tiene público, más que otras veces. Siempre hay alguien que lo mira trabajar. Siempre hay uno que controla. Borja trabaja en silencio. Así se lo ordenaron. Nadie le dirige la palabra. Él no sabe por qué.

Le da lo mismo. Cava para comer y el Ayuntamiento paga puntualmente al final de cada jornada. Ellos saben lo que deben pagar.  Siempre pagan, piensa Borja. Eso fue lo convenido entre Borja Jiménez y el Ayuntamiento. Aquel día, cuando ellos le preguntaron su oficio él respondió: hago pozos. Y se quedó ahí, parado, en silencio, con la gorra en la mano, esperando una respuesta que no tardó en llegar.

 

 

TIEMPO MUERTO

A los bares porteños.

 

Si me permite, quisiera explicarle cómo funcionan las cosas en este lugar. Soy hombre de pocas palabras, no lo aburriré. Como usted sabe, cuando la costumbre se vuelve hija de la necesidad se transforma en ley de vida. Un precepto sagrado que garantiza la supervivencia del grupo. Es así. Usted forma parte de una institución, debería saber a lo que me refiero.

Como le estaba diciendo, nuestra primera y única regla, al menos que yo conozca, es que sólo las personas entran y salen de este lugar. El resto, todo lo que pertenece al ámbito de nuestros pensamientos, y cuando digo esto me refiero también a conversaciones con y sin sentido, infidencias, discursos ideológicos, angustias, amenazas, declaraciones absurdas, confesiones escandalosas y toda otra exteriorización que usted pueda o desee imaginar, queda entre estas cuatro paredes. El barman es mudo y el pianista, de otro mundo. Mire, cuando atravesamos esa puerta, por la cual usted entró, es  porque no estamos ni queremos estar en otro lado. Concretamente, ésta no es nuestra casa ni nuestro trabajo, y mucho menos, un club social. Este lugar cobra sentido sólo en nosotros, libera el ensueño pero al mismo tiempo lo contiene dentro de un espacio. En estos límites. Acá estamos seguros. Afuera quedan los demás, todos los demás: familia, jefes y amigos. Y nosotros velamos para que esta regla se cumpla.

Estimado Inspector, usted se encuentra en el “Bar de las Horas Muertas”. Y ahora que ya conoce nuestro secreto deje de hacer preguntas inútiles y cuénteme ... No se contenga. Es más que evidente, su forma de observar lo delata. 

 


   

BESO FURTIVO

 

Las dejaron solas en la clase. Olvidadas o abandonadas, eso era lo de menos. Ellas se morían de ganas de tocarse, aunque más no fuera por un instante. Siempre juntas. Una frente a la otra, satisfaciendo las expectativas de los demás. No se habían animado a pasar los límites por temor a provocar un escándalo académico. Tenían miedo de confundir a los alumnos y por eso contenían sus impulsos. Sin embargo, aquella tarde, aprovecharon  la ventana abierta para entregarse a esas irrefrenables ganas de probar. Se escaparon dejándose conducir por el viento que las perdió en el rincón  de una calle sin salida. Fue ahí, lejos de las miradas de profesores y alumnos, que las paralelas se dieron un beso desafiando su razón de ser. Un beso furtivo que duró apenas un parpadeo.


Conozca POETANGO

 

 

Laura Calvo
 


Página realizada por Alejandro C. Calvo

Mayo de 2013